Criptomonedas – Satoshi Nakamoto

por | May 11, 2022 | Criptomonedas

En yasonlasocho estamos interesados en difundir toda la información relevante vinculada al desarrollo tecnológico. A través de este Blog, aportamos nuestro granito de arena a la divulgación de todos estos conocimientos. Esperamos que lo disfruteis tanto como nosotors lo hemos hecho creando dicho contenido.

Las criptomonedas constituyen una fuente inagotable de noticias de todo tipo: extravagantes, curiosas, escandalosas, que sin duda no dejan indiferente a casi nadie. Entre todas ellas, la primera y más curiosa información digna incluso de un guión cinematográfico es justamente acerca de la identidad de Satoshi Nakamoto, el supuesto desarrollador de la idea de una moneda descentralizada así como del software que gestiona este tipo de intercambio y, más aún, también el creador de la primera y más conocida criptomoneda, el Bitcoin. A día de hoy poco se conoce acerca de su persona y más aún, actualmente la opinión más extendida es que no corresponde a una persona física real, sino que sería un pseudónimo utilizado por la persona o grupo de personas que desarrollaron la criptomoneda Bitcoin y todo el software que lo soporta.

De manera precisa, es conocido que Satoshi Nakamoto poseía un perfil en la P2P Foundation, en el que afirmaba ser un hombre de 37 años y vivir en Japón. Bajo este perfil, esta persona describía un sistema de pagos, bajo intercambio P2P (peer to peer) al que llamó Bitcoin. Al cabo de unos meses él mismo publicó la primera versión del software que permitía gestionar la red de la criptomoneda, haciéndolo público en un artículo científico a través de la Cryptography Mailing List en octubre de 2008 y empezó a interactuar en foros con los primeros interesados. El 9 de enero del 2009, alrededor de la medianoche se hizo el primer minado, que creó los primeros Bitcoins. 

Satoshi Nakamoto ha sido uno de los nombres más mencionados en los círculos cripto porque además de crear todo el protocolo de gestión para criptomonedas, desapareció en el año 2011. A partir de aquí se han generado múltiples teorías, apuntando muchas de ellas a  una gran cantidad de personas, programadores, financieros… que podrían ser Satoshi Nakamoto, y que uno tras otro han rechazado públicamente esta identificación.

El penúltimo capítulo sobre la identidad de Satoshi Nakamoto lo protagonizó en 2015 Craig Wright, un informático y empresario australiano que se autoproclamó Satoshi Nakamoto, el creador del Bitcoin, sin demostrar de forma clara esa identidad, cosa por otro lado bastante difícil de acreditar por la forma en que el personaje Satoshi Nakamoto fue construido. A partir del año 2015 en que el propio Wright afirmó ser el ideador del Bitcoin se han sucedido toda una suerte de juicios, unos ganados, otros perdidos, adulteraciones de información, hackeo de claves… 

El último capítulo aún no ha sido escrito e incluye la muy estimulante posibilidad de poseer el control sobre la críptica fortuna de Satoshi Nakamoto que se estima posee 1,1 millones de bitcoins, correspondientes a la mayoría de los primeros bloques minados en la red del Bitcoin y que al parecer actualmente continuarían bloqueados, con un cambio por bitcoin fluctuante pero que convertiría a Satoshi Nakamoto invariablemente en una de las 20 personas más ricas del planeta.

La realidad es que Satoshi Nakamoto publicó un sistema de código abierto con el propósito de que nadie necesitase saber quién era ni qué conocimientos tenía. El software de código abierto hace imposible que se puedan ocultar secretos sobre lo realmente relevante: la criptomoneda en sí misma.  El código fuente habla sin alteraciones con su propia voz.

Realmente Satoshi Nakamoto fue muy hábil al usar un seudónimo puesto que, de esta manera, obliga a quien se acerca al sistema de criptomonedas a centrarse en la tecnología en sí misma en vez de en la persona que pueda estar detrás.

Bitcoin en particular y las criptomonedas en general, son hoy por hoy un gigante mucho más grande que la figura de Satoshi Nakamoto. Ya poco importa quién sea… su código inicial fue mejorado gracias al esfuerzo inconformista de muchos cerebros desarrolladores en todo el planeta tras trabajar de forma colaborativa para conseguir movilizar lo que parecía inamovible: el sistema monetario de intercambio internacional.