Criptomonedas – Soy Minero (I)

por | Jun 1, 2022 | Criptomonedas

En yasonlasocho estamos interesados en difundir toda la información relevante vinculada al desarrollo tecnológico. A través de este Blog, aportamos nuestro granito de arena a la divulgación de todos estos conocimientos. Esperamos que lo disfruteis tanto como nosotors lo hemos hecho creando dicho contenido.

Las criptomonedas adquieren cada vez más relevancia y su presencia en las conversaciones y comentarios presentes en cualquier círculo financiero, inversionista o tecnológico son recurrentes y muy diversos, se habla sobre sus fluctuaciones y en general sobre sus ventajas y desventajas.

Hemos introducido ya en artículos anteriores la importancia del proceso de minería de criptomonedas, pero merece la pena un análisis más profundo. Vamos a dedicar los tres siguientes artículos a comentar en detalle qué es y cómo se produce realmente el proceso de minería. Tener un mejor conocimiento sobre el minado de criptomonedas puede ayudar a entender mejor este nuevo mundo de inversión en activos digitales que cada vez gana más terreno y más adeptos.

Las criptomonedas utilizan tecnología de cifrado avanzado y criptografía. La criptografía evolucionó a partir de la necesidad de métodos de comunicación seguros durante la Segunda Guerra Mundial y se diseñó para convertir información fácil de leer en códigos cifrados. Actualmente la criptografía ha evolucionado hacia muchísimos ámbitos teóricos y prácticos, y tiene aplicaciones muy importantes en seguridad, entornos financieros e industriales.

El mundo digital actual se basa principalmente en el avance de la tecnología informática y el potente soporte de las teorías matemáticas que le confieren el rigor, potencia y seguridad que precisan los avances informáticos. Los dos elementos principales de la criptografía aplicados son los algoritmos hash de las criptomonedas y las firmas digitales.

Una característica fundamental y común de la mayoría de criptomonedas es que están diseñadas para reducir lentamente la producción de criptoactivos. Esta producción en realidad posee los mismos atributos que productos como el oro y otros metales preciosos puesto que en realidad el planteamiento inicial de la creación de criptomonedas imitó los procesos naturales de extracción de metales preciosos para estructurar los procesos de creación de criptomonedas. De la misma manera que en las minas tradicionales, con el tiempo, la minería de criptomonedas se vuelve más difícil porque la recompensa minera se reduce a la mitad cada pocos años hasta que llegue a cero, suponiendo su extinción o un nuevo replanteamiento del sistema.

Como ya hemos comentado en otros artículos, la minería de criptomonedas es el proceso en el que los mineros utilizan la potencia informática (hash), para procesar transacciones y obtener recompensas, en este caso criptomonedas. Puede ser entendido también como el proceso de agregar nuevos registros de transacciones como bloques a la cadena de bloques, es decir el proceso de registrar transacciones de Blockchain, a cambio de una recompensa, entregada en el mismo tipo de criptomoneda que se está minando, de esta manera, por ejemplo, si se mina Bitcoin la recompensa es en BTC.

Una de las principales características de la minería es la concentración de recursos, puesto que requiere de una gran cantidad de potencia informática que pueda cumplir con las exigencias de minería. De manera adicional, permite que todos los participantes de la red minera se pongan de acuerdo sobre la eficacia y precisión de la cadena de bloques. Finalmente, no sólo es preciso disponer de una enorme potencia informática, también se debe garantizar una red de energía eléctrica estable.

La minería requiere un software específico para la resolución de problemas matemáticos, y la verificación de la transacción legal que confirma que un bloque es efectivamente un bloque. Estos bloques se van agregando al libro mayor público (Blockchain) aproximadamente cada 10 minutos. Cuando el software resuelve la transacción, el minero recibirá una cierta cantidad de monedas digitales. Cuanto más rápido el hardware del minero pueda procesar estos problemas matemáticos, más probable es que verifique las transacciones y reciba sus recompensas.

Para extraer una determinada criptomoneda, se necesita un hardware adecuado para extraer esa moneda. Dependiendo de la moneda, es posible que necesite un minero ASIC (una computadora dedicada a extraer una determinada moneda) o una computadora con una GPU (tarjeta gráfica) de alto rendimiento. Incluso, en algunos casos, también puede usar una CPU (procesador central). Es posible que se requiera un hardware diferente para cada tipo de moneda que se quiera extraer. Con el uso del hardware inadecuado solo se conseguirá perder dinero.

Los mineros basados ​​en GPU pueden extraer efectivamente todo tipo de monedas siempre que se puedan extraer con tarjetas gráficas, pero esta regla no se aplica a los mineros ASIC. Por ejemplo, las máquinas de minería ASIC que extraen Bitcoin (algoritmo SHA256) no se pueden usar para extraer monedas Zcash (algoritmo Equihash). Esto se debe a que las dos monedas usan algoritmos diferentes. Los mineros que extraen la moneda del algoritmo SHA-256 no son buenos para extraer otros algoritmos. Es fundamental tener muy en cuenta este aspecto.

Así que lo más recomendable es asegurarse de contar con una máquina de minería que sea adecuada para extraer las monedas que se desean minar. También se necesita una conexión de red estable que se mantenga en funcionamiento. La estabilidad es la clave, no la velocidad. Adicionalmente, se requiere una fuente de alimentación eléctrica estable y de bajo costo. En este punto es recomendable tener muy en cuenta la complejidad y crisis del mercado energético actual, ya que los precios de la electricidad afectan en gran medida a las ganancias.

En el proceso de minado de criptomonedas el hardware se coloca al servicio de una red de criptoactivos como Bitcoin, Ethereum, o cualquier otro tipo de criptomoneda. Este hardware lo que hace es proporcionar su potencia para confirmar que las transacciones realizadas en la red por sus usuarios son válidas. Una vez hecha la validación de estas transacciones son agrupadas en bloques. Estos bloques posteriormente se añaden a la cadena de bloques o Blockchain. Básicamente este es el proceso de minado de criptomonedas.

La recompensa al minar Bitcoin o cualquier otra criptomoneda se genera cada vez que se agrega un nuevo bloque a la cadena. Esta recompensa se conforma de dos partes: Las comisiones que pagan los usuarios participantes de las transacciones que conforman el nuevo bloque añadido y las nuevas monedas digitales puestas en circulación. De allí que resulta tan atractivo para los mineros realizar grandes inversiones en máquinas y sistemas con el fin de minar criptomonedas. Actualmente cada minero de Bitcoin recibe aproximadamente 6.25 BTC (con sus fluctuaciones) por cada bloque completado.

Todo este proceso además de generar una nueva cantidad de monedas digitales que serán otorgadas al minero, junto con las comisiones pagadas por quienes realizan las transacciones que componen el bloque adicionado, también brindan seguridad a la red.

En los dos siguientes artículos continuaremos analizando los tipos de minería que existen así como la evolución del hardware y el software implicados en los procesos de minado .