Criptomonedas – Soy Minero (II)

por | Jun 8, 2022 | Criptomonedas

En yasonlasocho estamos interesados en difundir toda la información relevante vinculada al desarrollo tecnológico. A través de este Blog, aportamos nuestro granito de arena a la divulgación de todos estos conocimientos. Esperamos que lo disfruteis tanto como nosotors lo hemos hecho creando dicho contenido.

En el presente artículo continuaremos analizando los tipos de minería que existen y dejaremos para el siguiente artículo el análisis de la evolución del hardware y el software implicados en los procesos de minado.

Analicemos en primer lugar los dos tipos de algoritmos de minería actuales:

PoW, (Proof of Work) o prueba de trabajo. Es el sistema más utilizado en el minado de monedas como Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Monero. Este tipo de minería requiere de máquinas de alta potencia capaces de resolver una serie de cálculos matemáticos complejos (problemas hash). Hasta que no sean resueltos estos acertijos, no se podrá proponer un nuevo bloque para sumar a la cadena Blockchain. Ni se podrán generar las nuevas monedas digitales recompensa del minero.

De esta manera el PoW es el primer algoritmo de consenso que apareció. Con el objetivo de crear nuevos bloques, los participantes de las redes (los mineros), van a poner a disposición su potencia de cálculo para resolver problemas de matemáticas complejos. Cuanto más avanzamos en el tiempo, más complicados son los problemas, entonces hay que dedicar más energía para resolver los cálculos. Cuando un bloque se añade a la cadena blockchain, esto significa que el resultado de un minero ha sido verificado y adoptado por la red. En este caso, el minero recibe la “recompensa de bloque”: nuevas criptomonedas así como comisiones de transacción a modo de extra por haber efectuado este trabajo.

PoS, (Proof of Shake), o prueba de participación . Este modelo se basa en el poder de adquisición del minero. Es decir, cuantas más criptomonedas tenga en su poder, más podrá minar. Y, se trata de un modelo de minería de motivación. En vez de utilizar la potencia de cálculo para participar en la protección del Blockchain, el algoritmo de consenso Proof of Stake permite una participación para asegurar la red poniendo en juego un cierto número de tokens. En efecto, para crear bloques y añadirlos a la cadena Blockchain, los usuarios deben bloquear una cierta cantidad de sus tokens. Luego serán seleccionados según varios criterios: el número de tokens que han puesto en juego, la fecha en la cual se han puesto en juego, o bien de manera aleatoria. Al igual que los mineros de PoW, los trabajadores mineros en PoS reciben una recompensa en criptomonedas.

Para penalizar los validadores poco honestos, existe un mecanismo de castigo digital llamado “Slashing”. Un validador que no respete las reglas de la red puede entonces sufrir una reducción de sus tokens. Peor todavía, podría ser expulsado por unos días o unos años, o de manera definitiva. Sin embargo, este mecanismo no se usa para todos los Blockchains: es el caso de Cardano que se apoya en un sistema único para compartir recompensas en criptomoneda.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de ambos algoritmos?

Las ventajas de uno son los inconvenientes del otro. Dónde el Proof of Work es un fagocitador de energía, por causa de una dificultad para el minado en constante aumento, el algoritmo de Proof of Stake requiere mucha menos energía.

Sin embargo, ambos tienen impacto en la seguridad de los Blockchains. En esto, gana el algoritmo de Proof of Work. En efecto, se necesitaría al mínimo un ataque que use menos del 51% de la potencia antes de poder hackear la red. Pero es posible reunir una potencia superior para evitar ataques. En cuanto al PoS, esta solución no es una opción. Porque si una entidad maliciosa (puede ser por ejemplo un grupo de usuarios) reúne el 51% de tokens emitidos, se volverá casi intocable. En este caso, las soluciones que quedan son desafortunadamente destructivas.

No obstante, los dos algoritmos plantean un problema de tendencia a la centralización:

PoW: si aumentamos la dificultad de los cálculos matemáticos, vemos aparecer enormes pools de minería (agrupación de mineros) que tienen una gran parte de la potencia de las redes.

PoS: tal y como hemos explicado más arriba, para poder forjar bloques en PoS, se requiere poner en juego un mínimo de tokens (coin). Si este mínimo es demasiado elevado, en cuanto al precio (ej: mínimo 32 ETH= ~60.000$), sólo los que pueden permitírselo o los pools (agrupación de mineros) podrán construir bloques.

Pero es importante tener presente que el algoritmo de Proof of Stake es más reciente y quiere corregir también algunos defectos del Proof of Work (como son por ejemplo el gasto de energía). Así, PoS ofrece una mejor escalabilidad (capacidad de adaptación a una red con una fuerte demanda) con transacciones mucho más rápidas, y más baratas.

En el siguiente artículo realizaremos el análisis de la evolución del hardware y el software implicados en los procesos de minado.